www.antoniocastejo.com


    Regalo de San Valentín 14 de febrero de 2012

    No hay quién os entienda...

    Yo, VIP (II) 21 de octubre de 2011

    Quién me iba a decir que la Jolie tendría una foto mia en su habitación. No es por nada, Brad, pero seguro que cuando lo hacéis me mira a mí...

    Esto ya es pasarse 30 de agosto de 2011

    Que le pongan mi nombre a una calle, pase, pero ¿a un pueblo entero? Creo que no me lo merezco...

    Emocionadísimo... 30 de agosto de 2011

    Le han puesto mi nombre a una calle

    ¿Contradicción?... 24 de junio de 2011

    O lo mismo hay arte en los residuos...

    Echo de menos mi época deportiva... 10 de junio de 2011

    En mis tiempos mozos, fui jugador de Los Angeles Lakers y de los Chicago Bulls.

    Mis fans... 20 de marzo de 2011

    Apoyando mi causa 19 de marzo de 2011

    No comment... 16 de enero de 2011

    No todo va a ser reir 28 de junio de 2010

    El Gato con Botas, de Shrek, se emocionó viendo una de mis actuaciones...

    No todo va a ser reir 21 de junio de 2010

    Volviendo de Madrid, atravesando la ancha Castilla camino de Murcia, miro para la derecha y veo esto. Como no pude echarle una foto, la guardé en la retina, y lo he dibujado.

    Yo, VIP 10 de octubre de 2009

    Sigue mi periplo entre el mundo del famoseo. No sabía yo que a la Hilton le interesara mi persona, tanto que se ha comprado mi libro y el DVD de mi espectáculo.


    No sabía yo que la Hilton leyera, pero engancharla con mi biografía....


    No sé por qué se ha comprado mi DVD, no sé si el humor inteligente a ella...

    Invirtiendo en publicidad 28 de septiembre de 2009

    No hay mejor campaña publicitaria que ver a Angelina Jolie con una camiseta tuya. Y además da un gustito...

    Elimina 10 de septiembre de 2009

    Esta sencilla palabra es, en realidad, otro escueto consejo que recibí sobre comedia. Probablemente uno de los más básicos e importantes. Me lo dio Stephen King hace algunos años (que se lo dio, a su vez, un editor que le rechazó uno de sus primeros trabajos), pero me lo han repetido después en incontables ocasiones.

    No hay que tener miedo en sacrificar a nuestros hijos. No todos los chistes que salen de nuestro cerebro son buenos. A nosotros nos gustan, nos hacen gracia, por eso los hemos escrito, pero luego, a la hora de la verdad, delante de público, lo cuentas y ves que el público te mira expectante, pensando: y ahora es cuando dirá lo gracioso.

    Espaldarazos de esos hemos recibido todos. Por eso, al llegar a casa, coges el ordenador, la libreta o el pergamino, y eliminas ese chiste. Sin pena, sin lástima, sin compasión. El chiste es malo, no vale, no se ríe nadie, no tiene sentido volverlo a contar, para que te vuelva a pasar lo mismo.

    Es un paso duro. No todo el mundo está preparado para eso. Sobre todo los noveles. Cuesta mucho trabajo crear un chiste para luego tener que tirarlo a la basura, pero es inevitable. Incluso aunque el chiste sea bueno, a veces es necesario eliminarlo, para sustituirlo por otro mejor. Y pongo un ejemplo con números.

    Si un monólogo estándar dura 30 minutos, a razón de un chiste cada 20 segundos, pues son 90 chistes. Ya todos buenos, un monólogo que funciona allá donde vayas. En tu proceso creativo, un día creas 20 chistes más. Cinco de ellos, malos. Eliminados. Te quedan 15. Diez de ellos buenos, pero no tanto como los 90 chistes previos. Eliminados también. Te quedan 5 y son la rehostia. Pero tu monólogo sólo puede durar 30 minutos, 90 chistes, así que tienes que eliminar 5 chistes de los 90 antiguos. Total, que no sólo has tenido que borrar 5 chistes malos, sino que además también te has deshecho de 15 buenos.

    Pero has dejado los 90 mejores. Si se repite este proceso regularmente, poco a poco vas mejorando tu monólogo, con el TOP-90 de tus chistes. Al cabo de 20 años tendrás un supermonólogo, tendrás un kingkongólogo. ¿Ves? Este chiste es de lo que hay que eliminar.

    PS: Muchos os habréis quedado pensando: y cuando habrá hablado este con Stephen King, para que le dé un consejo de comedia. Jajá, que bueno, en realidad lo leí en un libro.

    PS2: Sí, ya sé que posdata se escribe PD. Pero yo he puesto Post Scriptum, en latín, porque soy más guay. ¿Pasa algo?

    Traspasando fronteras (II) 3 de septiembre de 2009

    Will Smith también me pidió el dvd. En este momento estaba contando un chiste sobre el Príncipe de Bel-Air. No le hizo gracia.

    Traspasando fronteras (I) 1 de septiembre de 2009

    Sí, bueno, no es que en la Casa Blanca se vea canal siete, es que me llamó para pedirme el deuvedé y...

    Sé tú mismo, pero no 25 de Agosto de 2009

    Ese fue el primer consejo que recibí cuando decidí dedicarme a esto de la comedia. Me lo dio Agustín Jiménez (más conocido como “El Macho Español”, a pesar de haber hecho otras muchas cosas, de igual o mayor calidad).

    Sé tú mismo, pero no. No se extendió más, ni me lo explicó. Soltó esas cinco palabras y ahí te apañes. Pero no hizo falta más, lo entendí sin problemas. Y es, sin duda, uno de los mejores consejos que se pueden dar a la hora de crear monólogos.

    Y es que resulta que, crear un personaje no es muy buena idea en esto del stand up. En cualquier monólogo que veáis podréis comprobar que el cómico, en teoría, se interpreta a sí mismo. Y digo en teoría porque en realidad no es exactamente así. Realmente sí está interpretando a un personaje, pero es un personaje real, cotidiano, un personaje que podrías ser tú perfectamente.

    Poniéndome como ejemplo, tengo un monólogo en el que digo que no me gusta conducir, cuando en realidad me encanta. Pongo en boca de mi madre frases que no ha dicho en su vida. Hablo sobre la higiene diciendo que soy un guarro cuando en realidad… Bueno, esto sí es verdad.

    Sé tú mismo: actúa con naturalidad, sé creíble, haz que la gente crea que lo que estás diciendo es cierto, que te ha pasado de verdad, que realmente eres así...

    Pero no: no tienes por qué ser tú al 100%, pero podría ser cualquiera de los que hayan ido a verte actuar. Se trata de caricaturizar al ser humano, y así reírnos un rato. Y, dependiendo del chiste, convendrá más que la gente crea que eres de una manera o de otra, aunque en realidad no sea así. Por ejemplo, en chistes de coches, será más gracioso que la gente crea que eres muy torpe conduciendo y así contar anécdotas, a que seas un as del volante y no poder contar nada.

    Los granos de Marta Torné 1 de julio de 2009

    Citando textualmente a la wikipedia, la continuidad cinematográfica o raccord hace referencia a la relación que existe entre los diferentes planos de una filmación a fin de que no rompan en el receptor o espectador la ilusión de secuencia. Cada plano ha de tener relación con el anterior y servir de base para el siguiente.

    Es decir, que aunque nosotros veamos las escenas de la peli en orden cronológico, realmente no se graban así, sino alternadas, y luego, en el montaje, se ordenan. De lo que se trata es, por ejemplo, en el raccord físico de un personaje, si en una escena aparece afeitado perfecto, cinco minutos después no puede aparecer con barba de tres días.

    Pues lo mismo para las series. El otro día estaba viendo El Internado, y vi un fallo en el raccord físico de María, el personaje interpretado por Marta Torné, y era el cambio de ubicación de los granacos que le salen en la face.

    Ahora en la barbilla, ahora en la mejilla, ahora en la frente. Digo, joder, si parecen los lunares esos de mentira que te cambias de sitio cuando quieres...

    Pero la cosa tiene miga. Si un actor te viene afeitado cuando no debía, pues le cae una bronca del copón, pero con el problema de acne que tiene la pobre mujer no se puede hacer nada. Es que eso no eran granos, parecía que le estaba creciendo otra cara por ahí.

    Yo me imagino a l@s de maquillaje intentando hacer milagros con gesto de concentración y mordiéndose la lengua, pero nada. Y es que como le pusieran otra capa más de maquillaje, la actriz se parecería a Krusty El Payaso (nombre completo: Herschel Shmoikel Pinkus Yerucham Krustofsky).

    Vale, sí, lo de los granos es un problemón, pero tiene fácil solución: no le hagáis primeros planos, cabrones. O hacedle enseñar las tetas, que así nadie la mirará a la cara, seguro.

    Y es que, además, te jode la serie. Yo intentando seguir la trama, pero cada vez que salía la Torné, perdía el hilo, me desconcentraba, no podía pensar en otra cosa que no fuera: vaya pedazo de grano que le ha salido en la frente. Y después: y ahora lo tiene en la mejilla... y ahora en el mentón. Y ahora en el mentón otra vez pero un poco más a la derecha. Ahora en el mentón otra vez pero más a la derecha aún...

    De verdad, no me enteré de qué iba el capítulo de ayer.

    Experimento sociológico 10 de mayo de 2009

    Noche de furbo la de anoche. Después de asistir a los bares a ver numerosos partidos del Real Madrid y del Barcelona, entre ellos o contra otros, y ver cómo la gente brinca, grita, insulta y gesticula, me pareció curioso hacer una versión paródica de eso.

    En la comunidad murciana, o eres del Madrid, o eres del Barça. El resto de equipos no existen. Y a un amigo mío y a mí se nos ocurrió hacer un derbi algo extraño. Mi colega es del Bilbao, yo del Betis, y anoche jugaban entre ellos. Así que nos enfundamos las camisetas y nos vamos al bar a ver el partido con la cerveza en la mano.

    Gooooool, uuuuuuuuiiiiiiii, falta, tarjeta, joputa, cagontotuhmuertoh y demás vocablos de la jerga balompedística era lo que soltamos por la boca desgañitándonos la garganta y procurando armar el mayor escándalo posible. Y al mismo tiempo, mirar de reojo al resto de la gente que había tenido la mala suerte de ir al mismo bar que nosotros. Para ver su reacción. Por supuesto, no les gustó demasiado ver disfrutar a dos personas de la misma manera que disfrutan ellos cuando el que juega es “uno de los grandes”.

    Comparable a un fumador que se la pela que a un no fumador le moleste el humo del tabaco, pero que luego se cabrea si alguien fuma un puro a su lado.

    Aún me falta sacar algunas conclusiones, pero el experimento fue satisfactorio. La próxima vez distribuiremos cámaras ocultas por el local para tener un testimonio gráfico sobre el tema.

    Anecdotario (I) 6 de marzo de 2009

    El otro día me acordé de lo que me pasó en una actuación en mis inicios. Era un bolo compartido con mis buenos amigos Raúl Martínez y Jaime Er Jipi. Los conocí aquella noche y nuestra amistad dura hasta hoy, y espero que por mucho tiempo más.

    Fue en Águilas (Murcia), al aire libre, finales de junio. Lo organizaba una heladería, y aprovechó su amplia terraza para hacer un espectáculo y atraer clientela.

    Puso un escenario, unos altavoces y un micro, pero apenas puso publicidad. Pero como la heladería estaba situada en el paseo marítimo, la gente que pasaba se quedaba mirando, diciendo, anda, ¿qué es eso?, es un monólogo, ¿nos tomamos algo aquí?, venga, vale, y poco a poco se fue llenando hasta que ya no quedaron mesas libres. El espectáculo en sí fue un éxito, pero había dos personas a las que no...

    Empezó Er Jipi. Mucha gente, muchas risas y muchos helados. Yo, camuflado entre el público, veo aparecer a dos municipales que se dirigen a la dueña. Le dicen algo y se van. El espectáculo sigue.

    Luego subo yo, y desde lo alto veo otra vez aparecer de nuevo a los dos locales. Se dirigen de nuevo a la dueña, le dicen algo y se van. El espectáculo continúa.

    Le toca el turno a Raúl y la madera vuelve a aparecer. La misma operación. Yo ya estaba mosqueado y mi curiosidad no me dejaba disfrutar del espectáculo, de modo que me acerco a la jefa y le pregunto.

    -¿Qué pasa?

    -Nada, que por lo visto hay unos vecinos a los que le molesta el ruido. Pero hasta las doce tenemos permiso, así que sin problemas. Es temprano.

    De hecho, el espectáculo empezó a las diez, de modo que a media hora cada uno, teníamos tiempo de sobra de acabar, así que a lo nuestro. Los vecinos vivían en un séptimo, y el equipo de sonido era lo justo para salir del paso, de modo que apenas oirían un cuchicheo. Era sábado, por lo que lo de madrugar al día siguiente, ni de coña. Además, según los vecinos, eran veraneantes, por lo que hubiese dado igual que fuese martes. Pero a ellos, por lo visto, le molestaba ver a la gente divirtiéndose, por lo que llamaban a la policía cada veinte minutos, y ellos, cada llamada, una visita. Sin poder hacer nada porque hasta las doce había permiso, pero ellos tenían que hacer acto de presencia.

    Acabó Raúl, y parecía que todo iba a finalizar sin más incidentes, pero al Jipi se le ocurrió hacer una última colaboración, una pequeña poesía que dejó a medio en cuanto notó agua por la espalda. Ahí empezó la fiesta.

    Un cubo de agua sobre un equipo electrónico podía haber significado que Er Jipi no lo contara, pero por suerte no hubo que lamentar daños personales. Sí orgullos heridos, porque empezaron los gritos y amenazas. Muchos de los del público eran gitanos, y el equipo era de uno de ellos. Los de abajo que si le llega a pasar algo al equipo te mato, los de arriba que las tías iban de putas, los de abajo que si puta tu madre, los de arriba que si puta la tuya, los de abajo ábreme que subo y te lo explico, los de arriba callados y probablemente en el váter jiñando, la policía que volvió a aparecer, y los de arriba no volvieron a asomar la geta. Quejándose a los polis de todo lo que había pasado, poco a poco se fueron calmando los ánimos, y al final fueron los de la heladería los que pusieron la denuncia.

    Fue un espectáculo bastante interesante, y me gustaría recrearlo con actores en futuras actuaciones. Fue divertido y entretenido ver una trifulca en la que al final no pasa nada, con ingredientes para el riesgo de desastre y obstáculos para evitarlo, que resultó ser un fin de fiesta de lo más original.

    ¡¡Por fín he hecho el cubo de Rubick!! 23 de noviembre de 2008

    Pero no creáis que ha sido fácil, no, me ha llevado su tiempo.

    Islas desiertas y famosos 10 de marzo de 2008

    El otro día vi Supervivientes. No es que me guste, pero si quiero criticar las cosas tendré que saber de qué van, vamos, digo yo.

    Dos cosas. La primera es que por mucho que una persona adelgace, la silicona no reduce su tamaño.

    Y la segunda es que no tendrán comida y pasarán un hambre de mil demonios, pero después de dos meses, las chicas van perfectamente depiladas. ¿Alguien las ha visto alguna vez eliminando su vello corporal de alguna manera? A los tíos sí que se les ha visto alguna vez apañándoselas como sea para afeitarse, pero a las chicas parece que no les ha salido ni les va a salir pelo en la vida.

    A menos, claro está, que un requisito indispensable para irse a una isla desierta es llevar, como mínimo, cinco años de depilaciones láser regulares...

    Y a la segunda fue la vencida 25 de febrero de 2008

    Javier Bardem lo ha conseguido, el primer español en conseguir un Oscar como actor. Mejor Actor de Reparto. Y, a parte de dedicárselo a su madre y abuelos, ha metido en el saco a todos los cómicos de España. Desde mi humilde posición, gracias y, por supuesto, enhorabuena. Desde luego, te lo merecías. Lo extraño, lo que no comprendo, es cómo no has estado nominado más veces, cómo los responsables de esto no te han tenido en cuenta antes, cómo no has conseguido más veces este galardón. Pero sin duda no será el último. Sigue haciéndonos disfrutar con tus magistrales interpretaciones. Javier Bardem, el Mejor Actor del Mundo.

    No te conozco personalmente, y probablemente tú a mí no me conozcas ni de oidas, pero aún así, como cómico español, me siento halagado. Una vez más, enhorabuena.

    Insultando que es gerundio 22 de noviembre de 2007

    Al que no le guste que no mire. Esa es la máxima que todo el mundo dice pero que luego algunos no se aplican a sí mismos.

    Me estoy refiriendo a esa gente que se cree con derecho a insultar a la gente sólo por que ha hecho algo que no es de su gusto. Me explico.

    Yo hago una animación con mi mejor intención, pretendiendo hacer reír sin esperar nada a cambio. Hay gente a quien le gusta y se ríe, y hay gente a la que no le gusta y no se ríe. Hasta ahí todo normal, porque hay muchas clases de humor y cada cual elige y disfruta la que más le gusta.

    Luego está la posibilidad de opinar al respecto. Al que le ha gustado dice jajá, qué bueno, qué risa, y al que no le ha gustado pues dice que no le ha gustado y porqué. Hasta ahí también todo normal, porque la libertad de opinión y expresión están para algo, y porque tanto unos como otros son necesarios, tanto para darte ánimos para seguir con lo que estás haciendo, como para detectar errores y seguir aprendiendo y mejorando, saber qué es lo que le gusta a la gente y lo que no para evolucionar y hacer cosas cada vez mejores.

    Pero del grupo que opina negativamente, hay algunos que no tienen el respeto y la educación necesaria para hacer pública una opinión. Que no es lo mismo decir “me parece mal tal o cual cosa” que “si eres más tonto no naces”.

    Lo estoy sufriendo en mis propias carnes, gente que se cree en posesión de la “única” verdad y no saben expresarse de otra forma que increpando. Descalificar, cagarse en alguien que no conocen y otras lindezas literarias. Y es que es muy fácil insultar tras en anonimato de un nombre inventado.

    El caso es que cuando me pasan estas cosas llego a cuestionarme si debería dejar de calentarme la cabeza y no seguir intentando entretener a la gente. Pero luego pienso que el resto del mundo no tiene que pagar por cuatro gatos amargados y sin sentido del humor.

    Y justo cuando estoy pensando que lo mismo no soy lo suficientemente bueno para dedicarme a esto, voy y me entero que les pasa lo mismo a grandes del humor y el entretenimiento de hoy día. Gente con muchos años a sus espaldas dedicándose a esto que también tienen antifans sin otro argumento que el insulto. Si ellos hacen oídos sordos, yo también. Por ejemplo:

    El Gran Wyoming tiene en su programa una sección donde leen comentarios que le ponen a caldo. Él los comenta y les da la razón. Con dos testículos.

    En Internet hay una página web dedicada exclusivamente a derrochar desprecios hacia Andreu Buenafuente y todo lo que rodea su programa (no digo la dirección porque opino que gente así no merece ningún tipo de publicidad).

    Incluso hace unos meses escuché a una señora decir que “LaSexta es una cadena de tontuna, porque es de Emilio Aragón”. O sea, que una cadena con, para mí, la mejor programación de humor del momento, es menospreciada para esa mujer, porque ella prefiere ver programas en los que pagan a la gente por que haya un mínimo de cuatro personas hablando (gritando) a la vez. Está en su derecho, que cambie de canal y punto, pero de ahí a tildar de tontuna...

    El caso es que todo esto me demuestra que nunca llueve a gusto de todos y que hasta las figuras más famosas y con más adeptos tienen a alguien que no los soporta.

    Lo cual me lleva a pensar que lo mismo que me insulten no es tan malo. Lo chungo sería que me ignoraran, que no me hicieran caso. Pero al insultarme me demuestran que no les soy indiferente, que calo en su corazoncito aunque sea para odiarme. No recuerdo quien dijo que lo importante es que hablen de ti. Aunque sea mal, pero que hablen de ti. Y si no, miren a Aída Nizar, que todo el mundo la odia y ahí sigue la tía.

    Conclusión: si algo no te gusta, no lo mires, céntrate en lo que te gusta y pasa de lo demás. Y opina también. Di lo que no te gusta y por qué. Pero no insultes. Imagínate que estás echando un kiki, tú te crees que lo has bordado pero tu pareja se ha quedado a medio. Y en vez de decirte qué es lo que has hecho mal para corregirlo la próxima vez, o darse la vuelta y dormirse pensando en que nunca más volverá a acostarse contigo, lo que hace es decirte inútil, pichacorta, frígida, etcétera. A ver qué tal le sienta a tu autoestima.

    Pifias Mentales 20 de noviembre de 2007

    ¿Os acordáis de las "PPPFFFFFFFFFF Mentales" de El Informal? Esas frases sin sentido alguno que decían los famosos y que luego podías verlas escritas al mismo tiempo que las leía Javier Capitán, algunas de las cuales han pasado a la historia, como la de "estoy en el candelabro" de Sofía Mazagatos.

    Pues desde entonces, aproximadamente el año 1999 o 2000, hasta la fecha de hoy, voy apuntando religiosamente todas y cada una de las cagadas mentales de mis amigos, familiares, o gente con la que me cruzo que, qué casualidad, sueltan una perla de esas al pasar por mi lado.

    Cagadas mentales. Algunos de mis amigos tienen auténticas diarreas mentales, batiendo records de neuronas cruzadas, soltando perlas una detrás de otra, incluso enlazando una pifia con otra, formando una gran pifia. Hay de todo, desde cambios de orden de alguans palabras de la frase, o de algunas letras de la palabra, a auténticas estructuras sin sentido alguno.

    Os invito a leerlas si os apetece, o incluso a enviarme algunas vuestras por imeil.

    Pincha aquí para leer las pifias mentales.

    Mi primera parodia 27 de octubre de 2007

    Buscando en el baúl de los recuerdos, uhu, encontré una parodia que realicé hace años. Exáctamente el día siguiente del estreno de la película de Harry Potter, la primera de todas, la de la piedra filosofal, esa en la que los protagonistas aún no tenían vello en los genitales.

    No he visto ninguna de las siguientes, pero me han dicho que mejoró algo la cosa, porque, desde luego, la primera me pareció tan infantil y comercial que mi cerebro no pudo evitar crear gilipolleces una tras otra, una tras otra, y hasta que no me puse a escribir mi cabeza no descansó.

    Lo escribí así, del tirón y de memoria, pensando en que cuando saliera la película en deuvedé o la dieran por televisión la volvería a ver y repasaría el relato. Pero eso nunca ocurrió. La darían, supongo, pero no volví a verla. Lo escribí en media hora y así se quedó.

    Y ahora he decidido rescatarlo y ponerlo a disposición de quien quiera leerlo. En formato pdf. No lo he reescrito, no he modificado nada del texto, sólo he corregido alguna que otra tilde que faltaba, algún punto o alguna coma fuera de lugar y he añadido un logo como fondo.

    Recomiendo haber visto recientemente susodicha película para mayor deleite. Que lo disfruten.

    Pincha aquí para leer Harry Petas y la piedra fenomenal.

    Claudia Chifer no está buena 22 de abril de 2007

    El otro día se confirmó mi teoría de que, sea cual sea el cuerpo de una mujer, ella nunca estará contenta con él, nunca le gustará. El otro día estrenaron en cuatro un programa titulado “Desnudas”. Proyectaron en una pared el cuerpo de una mujer normal, y le preguntaron a la gente que pasaba por ahí qué le parecía. Estos contestaban, y luego ponían la opinión de la dueña del cuerpo. Era una cosa así:

    Presentador: ¿Que opinas de ese cuerpo?
    Uno que pasaba: Pues que está muy bien.
    Dueña del cuerpo: Mi cuerpo no me gusta nada.

    Otro que pasaba: Tiene un pecho muy bonito.
    Dueña del cuerpo: Mi pecho no me gusta nada.

    Otro que pasaba: Tiene un ombligo perfecto.
    Dueña del cuerpo: Mi ombligo no me gusta nada.

    Otro que pasaba: Tiene unas piernas fantásticas.
    Dueña del cuerpo: Mi piernas no me gustan nada.

    Y así con varias cosas más.

    Pero lo de esta mujer no es un caso aislado, pasa con cualquier mujer con la que te cruces. Conozco a muchas mujeres con un cuerpo fantástico y si se lo hago saber, no se lo creen, me dice: qué va, está lleno de defectos. Yo creo que el único defecto que tienen esas mujeres es la vista. Da igual que hagas una encuesta y salga a favor en un 89%, que ella seguirá creyendo que los que tienen razón son el 11% restante. Por ejemplo, si a la mujer del programa, después de 235 personas diciendo que está buenísima, aparece un tío que dice que no, que está gorda, entonces ella dira: ¿Ves como tenía razón? Y ¿qué pasa, que las otras 235 personas no cuentan?

    El programa éste trata de coger a mujeres DOVE y hacerles ver que son guapas, que tienen un cuerpo envidiable, que no van a ser más atractivas por parecerse a las modelos de la pasarela civeles, más bien al contrario, y le asesoran para que sepan qué ropa les favorece más, que tipo de maquillaje o de peinado les sienta mejor, y quitarles esos complejos infundados.

    Todo lo contrario a ese otro programa titulado “Cambio Radical”, que coge al mismo tipo de mujeres y las convierten en Yolas Berrocales. Vamos, que no se dejan ninguna parte del cuerpo sin retocar, 100% artificial. O como yo lo digo, cogen a mujeres que tienen una belleza especial, diferente, rasgos con personalidad que las hacen especialmente atractivas y se los quitan para hacer clones de la barbie, todas iguales. Que yo voy a una fiesta llena de tías de esas y me dicen que escoja una y lo hago al azar, porque ninguna tiene nada especial que me llame la atención, por lo que me da igual una que otra.

    Por eso me parece mucho mejor el programa Desnudas, excepto por el asesor, que es un sobón de cuidado, nunca llevaría allí a una novia mía porque a ella sólo le meto mano yo.

    Este programa es bueno porque si prestas atención puedes, por ejemplo, aprender a elegir la ropa mejor y no hacerles caso a los que marcan las modas cada temporada, que no sé de donde sacan las ideas porque esas cosas no hay quien se las pongan. De hecho, el otro día me fui de compras con mi mujer y nos recorrimos todas las tiendas que había, push and bear, estravagarius, perska y demás y había ropa realmente rara. De hecho, todavía no he visto a ninguna chica vestida con la ropa que venden en esas tiendas, al menos la rara a la que me refiero, de modo que pienso que esas tiendas no venden nada de lo que tienen, pero no se arruinan, porque siempre están llenas de gente. Con lo que se me confirma otra de mis teorías, que es que las chicas se gastan todos los meses la mitad de su sueldo para luego guardar la ropa que se compran en el fondo del armario y no ponérsela nunca, hasta el punto de olvidarse que la tienen, que un dia, haciendo inventario, encuentran una prenda de esas y dice: Anda, ¿y esto?

    Cosas de chica.

    Entre Fantasmas 19 de abril de 2007

    Anoche me puse a ver la tele después de taaaaaanto tiempo, y en Cuatro daban la serie Entre Fantasmas. La he visto ya varias veces, pero todavía no logro saber de qué va. Intento concentrarme para seguirla, pero no puedo dejar de mirarle las tetas a la prota. Y es que la serie tuvo anoche 1.566.000 de espectadores, de los cuales, seguro, por lo menos 1.500.000 eran tíos babeando ante ese sujetador dos tallas menos de la suya. Ya he leído antes en algún sitio, que la serie “tiene más exito por el canalillo de la Jenny que por sus casos paranormales”. Y es que ese busto apretujado no es normal, recordándome las películas de época en las que las féminas llevaban corsé de modo que las tetas se le quedaban a la altura del mentón. Eso no puede ser bueno, hombre, a ver si le van a explotar.

    Seguro que alguien de vosotros vosotras pensará que soy un salido. No me jodas, lo raro sería que no mirara, ¿no crees?

    Y el caso es que no sé lo maravilloso del asunto, el hecho de ver fantasmas. Yo los veo todos los días y no hago una serie para decirlo. Los veo a montones. En el bar al que voy siempre hay cuarenta por lo menos. Todos diciendo me he ligado a esta o me he ligado a la otra… Fantasmas. O a mi me mide 25 centímetros, a mí 30… Fantasmones del quince. Y digo quince porque seguro que les mide menos. Ya sabemos todos lo de la media española. ¿No? ¿No lo sabéis? Hace unos años la longitud media del pene de los españoles era 13 centímetros, poco después 13,5 centímetros. Ahora la media está en 14. Nos está creciendo, señores, nos está creciendo…




Pon tu comentario aquí

Usuario

Mensaje